La carrera de Ingeniería Ambiental de la UPS Quito celebró sus primeros quince años con una serie de conferencia magistrales por parte de expertos nacionales e internacionales. Para la directora, Karina Pazmiño, durante este tiempo, estudiantes y docentes han ido adaptándose a los desafíos emergentes de esta ciencia en el país y se han puesto en marcha proyectos de vinculación con la comunidad, especialmente en la zona norte de Pichincha: Cayambe, Ayora y Pesillo donde se trabajan iniciativas para el mejoramiento y calidad de vida de los pobladores.

Entre los logros más relevantes, se destaca el reconocimiento Quito Sostenible otorgado por el Distrito Metropolitano de Quito en el año 2019 por la gestión ambiental realizada en Campus Sur donde, en conjunto con todas las carreras de Ingeniería, se disminuyó la huella de carbono y se pusieron en marcha actividades para mejorar el entorno.

Así también, en el concurso Latinoamérica Verde, los estudiantes presentaron proyectos de innovación en el campo del cuidado del medio ambiente, obteniendo los primeros lugares. Actualmente, la carrera es parte del proyecto de vinculación ISOSPAM en conjunto con la cooperación italiana y otras organizaciones que tiene como propósito mejorar las condiciones de vida de los pescadores de Manabí e implementar un Observatorio Ambiental que estudie los efectos de la contaminación y deforestación del manglar del estuario del río Cojimíes.

Pazmiño considera que es deber de los habitantes mejorar el ambiente en el que viven, con pequeñísimas acciones o impulsando hábitos sostenibles que producen grandes cambios. “No olvidemos que, si una mariposa agita con su aleteo el aire de Pekín puede modificar los sistemas climáticos de Nueva York o provocar un huracán”, señaló haciendo referencia a la interconexión de todos los ecosistemas del planeta.

Comparte esta noticia con tus amigos